Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

Déjame seguir flotando.

No quiero aterrizar, no quiero tener los pies sobre la tierra, porque si lo hago sabré que todo o que he estado haciendo esta mal; seré consciente de mis errores contigo y no quiero darme cuenta del tiempo que he estado perdiendo contigo. Prefiero navegar entre las ilusiones que me das, prefiero dejar que sean estas mi estilo de vida, que ellas me digan que es lo que prosigue entre nosotros, que no dejen que la llama se apague, porque no quiero caer al mar y llegar a tierra firme. No quiero caer en la realidad esa que no me va a dejar ser feliz. Sé la clase de hombre que eres, no es que sea una tonta como posiblemente piensas, tampoco es que no pueda conseguirme un hombre mejor, con mejores cualidades y un mejor concepto del amor. Pero yo te elegí a ti, te elegí porque en su momento fuiste mi capricho y hoy es cuando me toca pagar las consecuencias de eso. No eres una penitencia que debo cumplir, pero es que aún estoy encaprichada con nuestra relación. Quiero seguir flotando en la at…
Nunca aprendes a despedirte de los bailes involuntarios, tras el sonido de su voz, inconsciente de las diecinueve sonrisas que habrías sacado en solo veinte minutos. Nunca dejas que la razón entre por la puerta y te lleve a ti como cómplice para que cometas un crimen tanteando tus actos, tratando de esquivar al dolor segundo a segundo, por si acaso todo fuera mal y te marcharas. Pero ocurre. La razón entra en tu habitación, y tú le haces un hueco (pero no la incluyes en el bolsillo de tu camisa).
Intentas salir por la puerta, y haces oídos sordos a sus advertencias; “la herida sangrará más, si sientes antes de hablar y no piensas”. Qué te van a importar las heridas si es el frío el que las obliga a no sangrar, a resguardarse bajo el calor de ser feliz una vez más. Aquel jueves tus abrazos fueron el abrigo del día más frío de febrero. Recuerdo sonreír cada tres segundos, y la falta de valor para decirte que tú eras poesía y que daría lo que fuera por verte conducir mientras recitaba aqu…