Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

¿Seguir mi camino contigo o sin ti?

Si, esa sensación maldita, ese maldito nudo en la garganta. Tener ganas de dejarlo todo pero es cuando te das cuenta que estas dejando tu felicidad, tener ganas de no luchar más. Algo que nos llena pero a la vez destruye.
Decidir dejar todo, pero es allí cuando noto que dejo gran parte de mi, que en tan poco tiempo me ha enseñado a encontrarme, a quererme y a valorarme. Es allí cuando me doy cuenta quien soy yo misma, quien soy estando contigo y quien soy cuando no estás.
Y muero constantemente, ya nada es como antes. Cuanto anhelo que este hoy sea como ayer y que mañana sea diferente, pero no es así 
¿Ya hay que aceptar que esto acabo? ¿Que nuestras historias llegaron a su fin? ¿Que nuestras promesas se quedaran sin cumplir? ¿En serio hay que aceptar que este amor real se convierta en ''nada'' por un orgullo?
Ser fuerte, si... Esa es mi mascara, sonreír e importarme una mierda cuando en realidad no es así ¿Para qué decir lo que pasa si al final nadie sanará tu dolor,…

Ahora me toca a mí.

Me habla de lo que siente
mientras yo  intento dejarle el corazón roto
como él me lo había dejado a mí Porque yo ya no puedo quererlo
ya no puedo no,
no lo quiero,
no me nace. Ahora me toca a mí,
pienso
le digo las palabras más duras
y fue
las va a tener que aceptar
como yo las tuve que aceptar
en su momento,
cuando le tocaba a él. Mientras lo leo de este lado del teléfono
imagino que mis palabras
caen en su piel como agua helada
y lo veo sintiendo miles de escalofríos
recorrerle el cuerpo de pies a cabeza,
tiritando de frío No puedo verle los ojos
pero hasta quizá se le haya escapado
alguna que otra lagrima de arrepentimiento
empapando la pantalla de su celular,
y me recuerdo a mí meses atrás
de la misma manera Y sonrío,
ahora me toca a mí
mi sonrisa se despista de la tuya,
como la tuya tantas veces hizo
dejando a la mía tan sin-risa. Ya es tarde para querer ganarle la partida al tiempo,
tú y yo ya no somos esa misma canción
y ahora mi canción es mi propia sonrisa Cierro la ventana del chat
como cerrando esa he…

Como soy.

Soy quizás un tanto diferente a las demás personas, siento la necesidad de hacer algo tan simple y pequeño como comerme el mundo, intento ser feliz y normal pero es imposible que pueda ser así como lo menciono, porque la realidad es que mi personalidad oculta algunos secreto que no les he contado,solo han visto una cara de la moneda, falta que vean la otra, si amo reírme, pero hasta la persona mas infeliz puede fingir una risa de la misma manera que yo, soy adicta a las mariposas y sirenas, son diferentes y exorbitantes como yo, descubrir el amor como Cristóbal colón eso quiero yo, perderme en África y parecer en China también quiero como verte desde lejos sonreír de nuevo, es un sueño todo lo que quiero. Pero es que soñar no cuesta nada, solo cuesta que se hagan realidad cada uno de ellos, ahora bien si yo fuera distinta, o diferente, tendría los cabellos rosados, y mi piel seria de color verde, y seria un extraterrestre, así sería realmente si fuera diferente al resto, pero no es as…

Dos cuerpos en busca del paraíso.

Es un pequeño relato de una prostituta que solo quería un buen trato.

"Cada noche es igual, la misma rutina, el mismo ritual. Vienen por un poco de sexo, para liberarse de su caos diario; problemas con las esposas, hijos rebeldes, trabajo arduo, más problemas. Vienen y se van con la cartera más vacía y el alma un poco más libre... si es que tener sexo sin amor puede ser llamada libertad."

Su nombre es Jenn; una mujer con un no tan mal pasado pero que la miseria la llevó a estar a donde está, a ser lo que es en el presente. Una mujer de 25 años, jovial, hermosa. En un mundo tan... ¿bajo?

"Siempre visitan el lugar grandes empresarios, extranjeros, jefes de compañías, hombres de poder pero aún con todo el dinero y lujos que tengan; están vacíos. Después de meses de noches de copas, risas fingidas, de piernas abiertas y orgasmos falsos... me he dado cuenta que estoy tan vacía como ellos."

¿No te resulta incómodo decir a qué te dedicas? -No, pero tampoco es necesario d…

El pasado.

A veces miro demasiado hacia atrás. Como si la respuesta del presente estuviera en el pasado, como si se me hubiera escapado algo. 
Y no es que busque arduamente; sólo trato de vivir recordando, como si algún día, de tanto vivir, se me escaparan los recuerdos, así que los mantengo vigilados. Lo malo sería que estoy dejando que el presente sea el que se vaya entre mis manos, tan sólo por sostener lo que ya no era necesario.
A veces miro demasiado hacia atrás, y la parte de mi, más racional, se pregunta si es porque sigo buscando.
Supongo esta vez, que es mi parte irracional, la que calla las preguntas y me hace creer que tú eres lo que estoy buscando; la respuesta que se ha escapado.
Así, como estoy ahora.

Reconciliación Momentánea.

Escapé.  Corrí sin querer, arrepentida y nostálgica de dejarla, irracional e intensamente aliviada de ya no verla.
Abandoné a aquella parte de mi que pataleaba en el suelo de su antigua habitación,
La que no se conformaba consigo misma y tan sólo se encerraba como si estuviera ocultando algo malo,
La que lloraba sin consuelo por las noches y fingía risas irónicas de día,
La que hacía daño a los demás,
La que se lastimaba con espejos;
La que me hacía vivir pesadillas sin una aparente salida...
Me decidí a abandonarla a ella, y no así, a los buenos recuerdos. Escapé,
Pero a tan sólo horas ya me ha encontrado.
Supongo que estamos destinadas a hacer algo; destinada a que me haga sentir, a que la haga vivir.
No me puedo separar de la parte oscura de mi.

Problemas de la vida.

Después de tiempo comprendes que los verdaderos problemas de la vida no son aquellos trabajos que no has entregado a tiempo, ni aquellas conversaciones de pasillo que ponen en peligro tu situación laboral. Mucho menos no acreditar la materia y tener que repetir el año. Después de tiempo comprendes que los verdaderos problemas de la vida radican en no decir "te quiero" a tiempo, en no pedir "perdón'' a tiempo, en no extender una mano amiga a tiempo. En no besar unos labios a tiempo. En no cobijar con tus brazos el cuerpo de quien amas a tiempo. Porque al final el año se pasa, los trabajos se encuentran pero, dime, ¿cuándo tendrás la oportunidad de gozar la sonrisa de quién amas de nuevo? ¿cómo podría perdonarte un muerto? o quizá, quién sabe; ¿cuándo podrás romperte de nuevo por alguien que te eriza el corazón? Después de tiempo comprendes que lo que más aniquila en la vida es aquello que nada tiene que ver con responsabilidades laborales, académicas o monetaria…

EMBRIÁGUENSE

"Hay que estar ebrio siempre. Todo reside en eso: ésta es la única cuestión. Para no sentir el horrible peso del Tiempo que nos rompe las espaldas y nos hace inclinar hacia la tierra, hay que embriagarse sin descanso. Pero, ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca. Pero embriáguense. Y si a veces, sobre las gradas de un palacio, sobre la verde hierba de una zanja, en la soledad huraña de su cuarto, la ebriedad ya atenuada o desaparecida ustedes se despiertan pregunten al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla, pregúntenle qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, el pájaro, el reloj, contestarán: “¡Es hora de embriagarse!" Para no ser los esclavos martirizados del Tiempo, ¡embriáguense, embriáguense sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca."
"Aparte de mi numeroso círculo de amistades, tengo además un confidente íntimo: mi depresión, pues en medio de mi alegría, en medio de mi trabajo, me hace una seña con la mano, me llama aparte, aunque físicamente sigo en el mismo sitio. Mi depresión es la amante más fiel que he conocido, por qué extrañarse si vuelvo a amar."

Desgracia.

Creo que las grandes mentes están destinadas a la misma "desgracia". 7 años de mi vida llevo intentado salir de esa desgracia intangible, pero cada vez que creo tocar el filo de la puerta ésta se aleja más, y más. Su distancia con respecto a mí crece exponencialmente, y no hay nada que lo pare. La felicidad es un término tan vano en comparación con lo que el dolor llega a tocar. Ya no sé si realmente la salida que he llegado a ver sea real o sólo sea una alucinación en el intento desesperado de echar atrás a la oscuridad. Llega un punto en el que no sabes si ya no quieres salir, o simplemente ya has dejado de intentar hacerlo. Y así te la pasas cada uno de tus días sin darte cuenta, sin quererte dar cuenta cómo y cuánto has logrado que la infelicidad penetre tu vida. De repente un día intentas sonreír... pero ya no puedes, ya olvidaste cómo se hacia.  

Frustración.

Últimamente, las frustraciones han tomado rienda suelta y han hecho añicos mi pasividad, como si ya no existiera algo razonable. Ya no soy lo que era, a veces no soy nada. ¿Habré cambiado para peor?
La verdad es que me lo pregunto a menudo, y no sé, no sé que va a ser de mi. No sé que voy a hacer de mi y sabe, el único consuelo que tengo se refugia en una persona, un magnífico cable a tierra. ¿Suena a dependencia, no? Y… puede que lo sea, un poco; no puedo controlarlo. Espero no moleste mi honestidad porque no estoy para trotes de caballo nuevo, por más que se inyecte el miedo cada que lo pienso, no importa, si con sólo mirarlo se disipa.
¿Y que más da?, ¿Quién puede juzgarme? ¿Alguien se atreve siquiera a insinuarlo? Otra vez, esta maldita frustración, como quisiera deshacerme de ella. No la quiero. No deseo ser parte de ella. No quiero que me invada. Me siento desnuda, vulnerable, idiota; y no sé, ya no quiero nada, y sin embargo, este cansancio, esta frustración, este no sé qué, perd…
y al final del dia, cuando ella esta sola en su habitacion, se mira en el espejo y comienza a llorar. No lo hace porque su vida sea miserable o porque su corazon esta roto, lo hace porque esta cansada de fingir felicidad, de tratar de ayudar a la gente cuando a ella nadie la ayuda, esta cansada de vivir, de llorar cada noche hasta quedar dormida. A la mañana siguiente se arregla y sonrie, toma sus cosas y antes de salir, hace una marca mas en su calendario, contando los dias que quedan antes de su muerte

Mi cielo.

Ha pasado tanto tiempo desde la última vez que hablamos, ni una sola palabra nos volvimos a decir, pero ¿Me recuerdas? Recuerdas cuando no podíamos pasar ni un día molestos o sin hablar, cuando platicábamos horas hasta tarde, cuando a primera hora me deseabas los buenos días, cuando me llamabas por teléfono solo para escuchar mi voz, recuerdas los largos abrazos, las despedidas difíciles, las peleas sobre quien quería más a quien, las sonrisas, las lágrimas, pero sobre todo recuerdas aquella noche en la que me prometiste que “En las buenas, en las malas y en las peores pero siempre, siempre, siempre JUNTOS” ¿Lo recuerdas? Pero, míranos ahora fingiendo no conocernos, sin cruzar ni una mirada, como si fuéramos dos completos desconocidos. Eso es desagradable, verte caminar por los pasillos y solo pensar en correr a abrazarte, decirte lo mucho que te quiero y que me dijeras lo mismo abrazándome más fuerte, pero seamos realistas eso nunca pasara, tu interés en mi es algo que ya se ha marc…

Alguien.

Necesito a alguien con quien pueda pasar buenos ratos, que me haga reír y llorar.
Alguien a quien poder confiarle mis mayores miedos y cuando me sienta mal me abrace y no me suelte nunca más.
Alguien para compartir salidas, películas, besos y risas.
Alguien que sea lo primero que vea al despertarme.
Alguien que me haga enojar aunque sea por cinco minutos para después correr a abrazarnos.
Alguien que me cuide, que me pregunte todos los días por mi estado de ánimo, que me diga que me extraña y que soy linda aunque se lo niegue mil veces.
Alguien que logre ponerme nerviosa aún pasado el tiempo.
Alguien que me abrace cuando duerma y que me bese mientras todavía estoy despierta.
Alguien para ir a la cancha cuando esté su equipo favorito y para gritar los goles cuando juegue el nuestro.
Alguien que cuando este enferma me mime y no me deje sola nunca.
Alguien que se ría de mis estupideces y que le parezcan tiernos mis celos.
Alguien que después de cada beso tenga una sonrisa.
Alguien que me de ganas de …

Momentos.

Perfecto, lo único que me importaba es lo que he perdido, lo único que he buscado es lo que ya no me busca más. Lo único que me importaba es lo único a lo que ya no le importo.
Somos humanos, caminando por el mundo, corriendo en círculos, volando en la nada, flotando como oxígeno sin rumbo, sintiendo que podemos contra la gravedad, cuando no es así. La verdad tenemos una perspectiva tan alta de nosotros mismos, que no nos detenemos a valorar, no hasta que nos sentimos tan alejados de lo que necesitamos, que tenemos que correr y hacer algo, que tenemos que abrazar lo que amamos antes de que se vaya para siempre.
¿Hace falta alejarme tanto para que sepas que me necesitas? ¿Hace falta perderme? No, tal vez hace falta algo más, tal vez hace falta otro tipo de magia.
Lamentablemente tenemos que buscar algo alternativo, otra perspectiva, otra alegría, otra sensación, otra manera de abrazar, otra manera de besar, otra sonrisa cómplice, otro tipo de apretón al tomar la mano, otro tipo de mirada …

Terminé acostumbrándome.

Terminé acostumbrándome a un mundo en el que creí que jamás sería capaz de sobrevivir. Desinterés, egoísmo, materialismo, soledad, destrucción; podría definirlo como el mismo infierno.
Caí en este abismo después de una larga lucha contra el dolor, el que me mantuvo prisionera, atrapada en noches de soledad.
Y aquí estoy, intentando resurgir de las cenizas. Soy exactamente lo que siempre odié, soy una nueva creación, una nueva clase de demonio, la peor versión de mí misma.